Un pergamino del siglo XIV, la reconstrucción del pergamino y una película de Gu Xiaogang del siglo XXI

 

1. El pergamino (siglo XIV)

Viviendo en las montañas Fuchun se considera una de las mayores obras maestras que se conservan del aclamado pintor chino Huang Gongwang (1269-1354). Es una pintura legendaria de shanshui (paisaje). El pergamino tiene una historia fascinante. Según se cuenta, a finales de la dinastía Ming, a un coleccionista llamado Wu Hongyu le gustaba tanto que lo colocó junto a él mientras dormía y comía, incluso lo llevó cuando huyó descalzo durante la conquista manchú. En su lecho de muerte, en 1650, Wu le ordenó a un sobrino que quemara el pergamino para que pudiera acompañarlo a la otra vida. El pergamino comenzó a arder. Pero finalmente el sobrino de Wu lo salvó de la destrucción sustituyéndolo por otra pintura, sin que Wu, moribundo, se diera cuenta. Sin embargo el fuego hizo que el pergamino se separara en dos partes, y así se lo puede ver en la actualidad. La primera parte, llamada “La montaña restante” se encuentra en el Museo Provincial de Zhejiang en Hangzhou, mientras que otra parte, conocida como “El Pergamino Maestro de Wuyong,” está en el Museo del Palacio Nacional en Taipei, donde se considera como tesoro nacional. Las longitudes de estos rollos varían mucho, la primera parte es de 51,4 centímetros y la segunda de 636,9 centímetros.

¿Qué es un cuadro de pergamino chino? Apreciar una pintura en pergamino es similar a un viaje visual. Debido a su formato horizontal no es posible ver todo el pergamino de una sola vez. Aunque los museos suelen exhibir algunos pergaminos completamente desenrollados, de principio a fin, esta no es la forma en que los artistas pretendían que los experimentaran. Más bien, se trataba de un viaje de descubrimiento que evoluciona lentamente y que se desarrolla con un movimiento físico particular. Para mirar un pergamino, uno debe comenzar por sostenerlo en sus manos. El pergamino se sostiene con la mano izquierda mientras que el extremo de apertura del pergamino se sostiene con la derecha. El rollo se desenrolla hacia la izquierda, a la altura de los hombros y a la altura de los brazos para que se pueda ver la primera sección. Luego, la mano derecha hace rodar el inicio del desplazamiento hacia la izquierda para volver a enrollar la sección vista. Después, la mano izquierda desenrolla más hacia la izquierda hasta que se revela la nueva sección para su visualización. La mano derecha vuelve a enrollar la sección vista. Sección tras sección, el proceso se repite hasta que se visualiza todo el rollo. Luego, el proceso se invierte para volver a enrollar todo el pergamino de modo que la primera sección quede en la posición correcta para la siguiente visualización.

 

El tema

 

Viviendo en las montañas Fuchun

El viaje comienza con una montaña robusta vista desde un ángulo alto, mirando la exuberante vegetación y las rocas. Esto está en la sección “La montaña restante” del pergamino, que es la más corta de las dos secciones (imagen de arriba).

 

Viviendo en las montañas Fuchun

Ahora pasamos a “El pergamino maestro de Wuyong”, en el que se experimenta el paisaje de laderas más bajas (imagen de arriba). Hay diferentes formas de árboles en la mitad inferior de la composición, con mucho espacio vacío.

 

Viviendo en las montañas Fuchun

Poco a poco, después de la gran vista inicial, el ojo se eleva como si estuviera ascendiendo a un punto desde el que puede ver más lejos a las montañas distantes (imagen de arriba). Se aprecia un panorama espectacular. Hay montañas redondeadas con frondosos árboles y césped, casas y senderos en los valles. Más adelante se ve una figura pescando en un bote, y a la izquierda, bajo la sombra de unos árboles en primer plano, se ven pabellones junto al agua (imagen inferior).

 

Viviendo en las montañas Fuchun

Descendiendo a menor altitud, hay una orilla cercana representada con pinceladas secas (en el extremo derecho) y grupos de árboles caracterizados por puntos horizontales húmedos con grandes variaciones de tonos de tinta (imagen inferior).

 

Viviendo en las montañas Fuchun

Al llegar al final del pergamino, un pico majestuoso se hace eco de la robusta montaña que vimos al principio del pergamino. En un elegante final, el viaje termina con montañas bajas representadas en lavados de tinta pálida que se reducen a un espacio en blanco (imagen de abajo).

 

Viviendo en las montañas Fuchun

El formato del pergamino permite múltiples perspectivas en la misma pintura, abarcando la amplitud y profundidad del paisaje a lo largo del río y las montañas como un viaje continuo que avanza a través del tiempo y el espacio. Según la propia inscripción de Huang en el pergamino, le tomó de tres a cuatro años terminar la pintura. No fue construido conscientemente, sino ejecutado de manera espontánea. Huang no pintó para la corte ni para el mercado del arte, sino que lo hizo para sí mismo como una forma de ocio y de expresión personal. El pergamino se realizó con pincel y tinta sobre papel. Se pensaba que el uso de pincel y tinta denotaba el espíritu y el temperamento del artista. El pergamino Viviendo en las montañas Fuchun es una fiesta visual de métodos y técnicas, con tonos atrevidos y matices sutiles, pinceladas húmedas y secas, aplicaciones de tinta escasas y densas, así como giros y vueltas de las líneas caligráficas. (1)

 

2. Videoreconstrucción del Pergamino

Landscape Reunited – Huang Gongwang and “Dwelling in the Fuchun Mountains

 

Viviendo en las montañas Fuchun no solo es la obra maestra más grande que se conserva de Huang Gongwang, uno de los Cuatro Maestros Yuan, sino que también es una obra reconocida en la historia de la pintura china. El estilo de este pergamino se remonta a Dong Yuan y Juran de las Cinco Dinastías y, más recientemente, al contemporáneo de Huang, Zhao Mengfu. Refleja el desarrollo de infundir técnicas caligráficas en la pintura y el espíritu del arte literario con énfasis en la expresión de ideas y pinceladas a mano alzada para crear un nuevo reino de pintura monocromática con tinta. También llegó a influir en la pintura de paisajes de las dinastías Ming y Qing, teniendo un valor crucial para dibujar del pasado e inspirar a las generaciones futuras en la tradición de la pintura de literatos chinos.

 

3. La película Chun Jiang Shui Nuan, (siglo XXI)

Director: Gu Xiaogang. China. 2019. 152 minutos

Viviendo en las montañas Fuchun (transcripción del idioma chino: Chun Jiang Shui Nuan) es una película del año 2019, del director chino Gu Xiaogang. Despliega la crónica de la vida de una familia a lo largo de un año, con el marcado paso de las estaciones. La película se desarrolla en la ciudad de Fuyang, repartida entre las dos riberas de un río. El director explora su propia ciudad natal, en rápida evolución, en el sureste de China, como tema de su primer largometraje, que toma su título de la pintura de pergamino chino del siglo XIV de Huang Gongwang. Exquisitamente fotografiada, la película construye un retrato a fuego lento de la comunidad en la que coexisten la modernidad y la tradición, utilizando el enfoque de varias generaciones de una familia como ancla. Es desafiante y poco dramática, pero, como el agua lánguida del río que fluye a través de la ciudad, este enfoque pausado ofrece recompensas inesperadas.

Se filmó durante dos años, para reflejar la ciudad en las cuatro temporadas. Viviendo en las montañas Fuchun fue concebida como la primera parte de una trilogía titulada Mil millas a lo largo del Yangtze oriental. Es una obra sorprendentemente hermosa. Contiene un drama visual que suele ser más enfático que cualquier cosa que se desarrolle en la historia.
La familia es central en la película, que comienza con la celebración del cumpleaños de una anciana matriarca cuyos cuatro hijos reverencian. Pero cuando no están presentando sus respetos, conversaciones tensas apuntan a tensiones entre los hermanos, derivadas de deudas y deberes incumplidos. Mientras tanto, dos de los nietos están en edad de contraer matrimonio. Un hijo ha aceptado obedientemente a la novia sugerida por sus padres; su prima, sin embargo, presiona para casarse por amor, en contra de los deseos expresados ​​enérgicamente por su madre.
La riqueza, y la falta de ella, es una preocupación. Las deudas del hermano del medio son una fuente de vergüenza. Cuando recurre a medios ilícitos para ganar dinero, su hermano mayor le sermonea con severidad: “Mientras más tripas comes, más probabilidades tienes de comer mierda“.

El título no es el único elemento que la película toma prestado de la pintura de pergamino. Hay algo de la tradición de la pintura china clásica en la forma en que la imagen representa viñetas aparentemente mundanas con detalles tan meticulosos y minuciosos que se elevan a momentos trascendentales. La música también mezcla el pasado y el presente, con un motivo de flauta china que suena como si hubiera sido introducido desde siglos antes junto con un enfoque más elegante y moderno.
Gu prefiere las tomas largas y una cámara que se desplaza por la escena. La lente rara vez se acerca más que en un plano medio, lo que significa que incluso el momento más discordante, cuando los matones ​​que buscan cobrar una deuda del hermano del medio destrozan el restaurante del primogénito, se observa y se experimenta desde la distancia. La cámara a menudo es elocuente de una manera que el diálogo, expresado sin rodeos por actores no profesionales, a veces no lo es. Una toma en particular dice mucho sobre la evolución de una pequeña ciudad que alguna vez fue el hogar de poetas y artistas. Mientras dos personajes caminan por un jardín tradicional chino, la cámara retrocede gradualmente para revelar un horizonte lleno de grullas; el pasado y el futuro se reconocen al mismo tiempo. (2)

 

Viviendo en las montañas Fuchun

 

¿Cuánto tiempo debe durar un plano?

A lo largo de sus ciento cincuenta y dos minutos la película muestra, a menudo, escenas de mucha duración, como el  largo plano donde el joven profesor Jiang le apuesta a su novia Guxi que es capaz de llegar a una escalinata nadando antes de que ella lo haga caminando. Sin cortar en ningún momento el plano asistimos, desde una cámara que parece suspendida en el río, a todo el tránsito a nado de Jiang, mientras al fondo vemos a Guxi aparecer y desaparecer entre los árboles. Pero cuando se encuentran en las escalinatas, el plano continúa filmándolos en su paseo por la orilla del río, hasta que llegan a un ferry. Escuchamos la conversación sobre los sueños de la chica, sus deseos de barcos voladores ocultos en las montañas. Es un momento fundamental de la película, que se ofrece de manera pasiva, sin que notemos su complejidad o grandeza, sin que el director trate de manifestarse con énfaticos movimientos de cámara. Simplemente parece creado desde el más absoluto convencimiento de que es la forma más sencilla y adecuada de rodar esa escena.

.

 


Notas:

(1) Ensayo de Hung Sheng, Khanacademy, en inglés
(2) Wendy Ide, Screendaily, 22 de mayo de 2019, en ingles


Traducciones, preparación y edición: Luis B., noviembre de 2022


 

Categorías: Imágenes