Al mencionar el año 2001, la mayoría de la gente puede pensar en los ataques del 11 de septiembre. Pero cinco meses antes de esa fecha, ocurrió otro evento que daría forma a la historia de maneras menos dramáticas aunque igualmente profundas. En abril de ese año, el programador informático estadounidense Bram Cohen comenzó a diseñar BitTorrent, un nuevo protocolo de intercambio de archivos, que cambiaría casi por sí solo las industrias de la música, la televisión y el cine en las próximas décadas.”

La tecnología no fue una idea completamente nueva. Antes se habían diseñado e implementado tecnologías similares como el conocido Protocolo de transferencia de archivos (FTP) para copiar archivos entre computadoras. Lo que lo hizo tan potente fue la forma en que reflejaba la estructura orgánica fracturada de su medio subyacente, la propia Internet.
En lugar de tratar cada archivo como un todo monolítico, esta nueva tecnología dividió cada archivo en un conjunto de piezas de tamaño similar y trató cada pieza independientemente de cualquier otra pieza. A diferencia de las tecnologías cliente-servidor anteriores como FTP, esta nueva tecnología “peer-to-peer” (P2P) puede recuperar cualquier parte del todo de cualquier otro par que ya tuviera una copia de ese elemento, incluso si ese par no tenía todas las piezas como un servidor tradicional lo haría.
BitTorrent y su tecnología de transferencia de archivos segmentados es hasta el día de hoy la pesadilla de los guardianes corporativos como la Record Industry Association of America (RIAA) y la Motion Picture Association of America (MPAA). Al igual que la aparición anterior de Internet, BitTorrent catalizó una ola de actividad rebelde de la gente común que estaba en desventaja por los regímenes legales punitivos y políticos opresivos. La mayoría de estos rebeldes probablemente no se habrían descrito a sí mismos de esa manera, o identificado lo que estaban haciendo como una forma de “acción directa” o “desobediencia civil”, pero como la mayoría de las revoluciones exitosas, la rebelión cibernética que BitTorrent inició comenzó en las grietas donde los regímenes existentes y su policia no pueden llegar fácilmente.

Luchar por la libertad de compartir

Con BitTorrent, hay un ejemplo famoso que es The Pirate Bay. Sus fundadores buscaban una forma para que la gente común mejore simultáneamente sus vidas y luche contra organizaciones globalistas como la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI). Al hacer que el simple acto de compartir sin tener en cuenta las leyes de derechos de autor o los acuerdos comerciales globales sea fácil y normal, las personas pudieron acceder más fácilmente a las cosas que necesitaban sin verse obligadas a pedir o pagar permiso para tenerlas.
Esta “libertad para compartir” fue una de las primeras promesas de Internet que debemos recuperar. Muchos espectadores anunciaron la Internet primitiva como una herramienta inherentemente democratizadora que conduciría inevitablemente a una reforma de la sociedad con igualdad y justicia para todos. Por supuesto, no resultó así.
Algunos recordarán las Crypto Wars en las décadas de 1980 y 1990, en las que los gobiernos reservaron la tecnología de cifrado únicamente para uso militar. Cypherpunk y la cultura “hacker” temprana surgieron de esta era. Lamentablemente, los tecnoutopistas de la época como los “hayekianos de alta tecnología” se centraron principalmente en dispositivos nuevos y brillantes, centrando la economía de mercado procapitalista e ignorando las fuerzas de la industrialización que envenenaban el suelo sobre el que estaban construyendo su Jardín del Edén del Ciberespacio.
En poco tiempo, el acceso a Internet en sí se comercializó y la industria de las telecomunicaciones libró una guerra legislativa contra los grupos comunitarios y los gobiernos municipales que les impidió construir sus propias infraestructuras de redes. La lógica de los monopolios de las telecomunicaciones fue simple y devastadoramente efectiva: para compartir, primero debes conectarte, de modo que en lugar de perder la batalla por compartir, ellos ganarían la guerra de la conectividad. En otras palabras, reconocieron que no podían vencer a un número cada vez mayor de personas cada vez más sofisticadas que utilizaban herramientas de cifrado y privacidad en constante mejora, pero podían instalarse como recaudadores de peaje para el acceso a Internet.
Así es como se formó la Internet moderna tal como la conocemos hoy. Durante años, hemos visto que Internet se utiliza para vigilar, dividir y controlar a las personas. Los gobiernos en todo el mundo utilizan Internet para doblegar tanto a las personas como a las instituciones a su voluntad mediante la desinformación y el miedo. Hoy en día, para la mayoría de nosotros, Internet es poco más que un Electronic Strip Mall muy vigilado y en el que nos conducen cuidadosamente de la propiedad de una empresa a otra. Pero esto tampoco es un resultado inevitable de las tecnologías de interconexión de redes digitales que tenemos a nuestra disposición.
BitTorrent tuvo éxito no solo como tecnología por derecho propio, sino también contra los esfuerzos frustrantes por controlar las rebeliones digitales, en gran parte porque reflejaba la naturaleza descentralizada de la red en la que se implementó; Internet. BitTorrent y el software que hace posible Internet son tecnologías que no requieren ningún permiso o producto especial para conectarse, interoperar o extender.
Durante mucho tiempo nadie pagó por el acceso a Internet porque el acceso a Internet no era algo que se vendiera. Era como una playa pública en el océano. Si estuviera cerca, podría saltar, no se requiere tarjeta de crédito. La naturaleza de la tecnología en sí significaba que si tenía una computadora que ejecutaba un sistema operativo con una compilación de software TCP / IP instalada, como cualquier distribución moderna de Windows, macOS o GNU / Linux, podía extender Internet. Todo lo que tenía que hacer es conectar su computadora a otra computadora que ya estaba preinstalada. Al igual que con BitTorrent, no se requería ningún otro software o hardware especial, y todos los que quisieran descargar archivos podían, por definición, también cargar archivos. Y, lo que es más importante, esto sigue siendo cierto sobre el software de interconexión en red en la actualidad.
¿Qué podemos aprender del éxito de BitTorrent 20 años después? Si queremos aceptar la “oferta de libertad” de Internet, tal como la concibieron las optimistas generaciones anteriores, debemos (re)aprender esta lección fundamental: la Internet por la que estamos obligados a pagar no es la única forma de conectarnos entre nosotros. Simplemente necesitamos allanar nuestros propios caminos digitales, para crear nuestras propias “redes” en minúscula.
Al principio, podría pensarse que esto es mucho trabajo, pero en realidad gran parte del trabajo ya está hecho. Los recursos que esto requiere en términos de dinero y equipo son mínimos y cada vez más omnipresentes. Tampoco es necesario escribir un código nuevo o crear nuevas aplicaciones para que esto suceda. Dado que ya existe una gran cantidad de software disponible gratuitamente, se tienen en cuenta casi todas las necesidades imaginables. Ya tenemos todas las materias primas que necesitamos para hacer el trabajo. Lo único que nos falta es un compromiso más amplio por parte de los propios residentes y miembros de la comunidad.

Construir nuestras propias Internets

Internet (I mayúscula) es el nombre de una red específica, aquella en la que residen computadoras específicas y servicios familiares con nombres como Google, Facebook y el Wall Street Journal. En contraste, la palabra internet (i minúscula) describe cualquier red de redes interconectadas. Una internet propia puede albergar todo lo demás: datos que desea guardar para usted, publicaciones que se prohibirían en medios controlados por la empresa (como muchos grupos Antifa han encontrado recientemente en Facebook) o simplemente trabajos creativos que hace por diversión.
Por supuesto, puede poner esas cosas en las computadoras de Google y a las que se accede a través de las carreteras de peaje de Verizon, Rogers o Comcast, pero el punto es que no es necesario. Nuestro propio internet (i minúscula) también es capaz de proporcionar los servicios que la mayoría de las personas utilizan para muchas de sus necesidades diarias, como mantener sincronizados los números de teléfono en varios dispositivos, planificar sus días con un calendario digital o redactar documentos.
La diferencia significativa entre esa Internet (I mayúscula) y nuestra propia internet (i minúscula) es quién posee las computadoras está entre nosotros, no el software en ambos extremos ni el software en el medio.
Esta distinción entre características (como “compartir documentos”) y propiedad es absolutamente crítica. Antes de que Internet fuera “Internet”, era simplemente una de varias redes construidas exactamente de la misma manera y que usaban exactamente la misma tecnología que otras. Crear tales redes hoy en día nunca ha sido tan fácil ni menos costoso. De hecho, hoy en día ya hay muchas Internet a las que puede conectarse de forma gratuita, como Guifi en España y NYCMesh en la ciudad de Nueva York. Durante muchos años, los cubanos han tenido su propia Internet que ellos mismos construyeron llamada “red de calles” o SNET. El proyecto Personal Telco mantiene una lista de muchas docenas más en todo el mundo.
Lo que es importante comprender es que estas redes se construyeron con las mismas herramientas que las que construyeron Internet por la que paga hoy: cable Ethernet común, hardware de computadora básico y la mano de obra de personas entusiasmadas por pasar su tiempo compartiendo sus creaciones digitales con uno y otro.
Para los cubanos, a quienes se les prohibió conectar sus propias redes a la red mundial debido al embargo estadounidense, SNET les proporcionó todo lo que esperaban recibir a través de su computadora, como noticias, juegos, blogs, redes sociales y más. Tenía todo esto a pesar de que no se conectaba a Internet con el que estamos más familiarizados. Mientras tanto, tanto Guifi como NYCMesh ofrecen a sus usuarios una combinación de “servicios intra-mesh” y contenido para los residentes locales similar a SNET junto con un acceso a Internet más tradicional, destacando el hecho de que construir nuestras propias redes no es una propuesta de una o la otra, ni un juego de suma cero.
Para hacer que Internet cumpla la promesa de sus encarnaciones anteriores y hacer retroceder las fuerzas de la industrialización que sofocan la promesa de la libertad en línea, primero debemos construir nuevas internet locales. Internet colapsa nuestra experiencia de la distancia porque cada lugar en el ciberespacio no se siente más lejos que cualquier otro lugar. Pero debemos resistir la tentación de abandonar el reino físico, y por lo tanto la Tierra, enfocándonos en cambio en interconectar nuestras redes locales con las redes locales de quienes nos rodean. Esto permite la coordinación local en la infraestructura local, en lugar de en la de Facebook, que es un paso clave hacia una red de propiedad comunitaria y resistente a la vigilancia.
Solo rompiendo Internet y nuestra comprensión de ella en pedazos, al igual que los archivos segmentados de BitTorrent, podemos comenzar a reconstruirlo en colaboración de nuevo y, en el proceso, amenazar la participación literal del mercado y la participación mental metafórica que estos monopolios tienen actualmente sobre nosotros.

Poseer nuestra propia infraestrutura

¿Qué se necesita para construir una Internet? Necesitaremos computadoras, por supuesto, pero no especialmente potentes o costosas. Como explica el Homebrew Server Club, “las computadoras portátiles son buenos servidores caseros, ya que están ampliamente disponibles, son relativamente potentes y energéticamente eficientes”. Conecte dos computadoras portátiles juntas con un cable Ethernet (RJ-45) común y tendrá los inicios de una Internet. Agregue una tercera computadora portátil, o tal vez una Raspberry Pi del tamaño de una tarjeta, y puede ejecutar un servicio dedicado, como un sitio web o una libreta de direcciones o un calendario compartido. Incluso puede crear una conexión Wi-Fi para clientes itinerantes, tal vez su nueva y pequeña internet esté en una tienda de información, todo sin siquiera conectarse a la Internet comercial.
A continuación, necesitaremos imaginación. Su internet puede ser pequeña, pero puede crecer, al igual que el Internet original creció hasta convertirse en el Internet que conocemos hoy. Quizás publique un sitio web de poesía de resistencia como parte de una colección de libros electrónicos (después de todo, está en una tienda de información) y sus vecinos también quieran navegar por la colección. Obtenga otro cable Ethernet y conéctelo, no se requiere una cuenta de usuario. Una forma de pensar en estos bolsillos interconectados de computadoras es la misma que pensaría en las múltiples computadoras conectadas a la red Wi-Fi en su casa: solo necesita una conexión que conduzca a las computadoras de otras personas, pero puede conectar muchos cientos si no más computadoras a esa conexión al mismo tiempo.
Las tecnologías de interconexión de redes, como BitTorrent, se basan en la noción de piezas más pequeñas, cada una de ellas segmentos direccionables individualmente, que se pueden componer juntos para crear un todo más grande. Ni Internet ni las transferencias de archivos BitTorrent son en realidad monolitos. Eso significa que no necesitamos el permiso, la clave de licencia o el producto comercial de ninguna persona o empresa para crear el nuestro, para interconectarlos con nuestros pares y para ejecutar y mantener servicios útiles en ellos. Ya es hora de que dejemos de pedir o pagar permiso para construir el mundo en el que queremos vivir.
Una cantidad suficiente de internets operadas individualmente juntas, es decir, pase otro cable Ethernet al siguiente edificio, y al siguiente, y al siguiente, y tendremos una “internet” recién creada para competir con la actual. Excepto que, esta vez, la poseeremos directamente, en lugar de alquilar el acceso a ella.
¿Qué sucede si vive demasiado lejos de la tienda de información o de los edificios de nuestro ejemplo anterior? Mencionamos anteriormente que tener o usar nuestra propia internet no requiere desconectarse de la Internet global porque conectarse a otras redes siempre es opcional. Esto significa que aún puede aprovechar de manera segura una conexión a Internet de capital existente para unir sus propias redes mediante el uso de tecnologías de enrutamiento de redes privadas virtuales (VPN) y / o Tor (servicio de cebolla) hasta el momento en que las personas que poseen el las computadoras entre usted y su destino deseado conectan sus computadoras a la suya.
Estos componentes más infraestructurales de la autonomía de las telecomunicaciones son los primeros pasos previos que debemos tomar para asegurar las promesas anteriores de Internet y sacarlas de las manos de sus propietarios corporativos y gubernamentales. Es por eso que los esfuerzos de educación tecnológica radical se enfocan en la infraestructura, no en la codificación. En lugar de aprender a convertirse en programadores útiles solo para las grandes empresas que ya controlan su acceso a la información digital, a los estudiantes se les enseñan habilidades fundamentales de internetworking que los programas de apresuramiento hacia el empleo de varias escuelas a corporaciones pasan por alto. Proyectos como Shift-CTRL Space Library, que ofrece una colección preempaquetada de software para compartir más fácilmente colecciones de libros electrónicos (PDF, fanzines y más) se crean utilizando Software Libre ampliamente disponible y sin tener en cuenta el capital disponible y eI acceso a Internet como se concibe tradicionalmente.

Tech Learning Collective, 18 de noviembre de 2020.


Original en inglés Roar. Versión en castellano para Comunizar de Catrina Jaramillo


Página web de Tech Learning Collective

 

Recuperar las promesas de Internet y hacer nuestra propia red

 

Categorías: Imágenes